lunes, 14 de marzo de 2011

Una cuestión de confianza (Osasuna – Racing)


Osasuna, en casa, puede ser un huracán. Un huracán de actitud, de presión, de domino e incluso a veces de buen fútbol. Cuando este Osasuna está enchufado puede pasar por momentos por encima de un rival de la zona media-baja de la clasificación. Hoy lo ha demostrado. Este equipo, y lo digo con optimismo pero con cautela, cada vez tiene mejor pinta. Estos son mis comentarios del Osasuna-Racing:

  1. Confianza. La confianza es un concepto tan obvio como difícil de explicar. Es algo que cuesta un segundo perder pero un mundo recuperar. Y confianza es precisamente lo que Mendilíbar está poco a poco consiguiendo inspirar a sus jugadores. No es algo que se obtenga solamente con grandes charlas motivadoras, aunque sean importantes. Tampoco es algo que se gane solo con una buena propuesta futbolística, aunque ésta ayude. Ni siquiera es algo que se inculque exclusivamente con una buena racha de resultados, que igualmente sirven. Es algo que se consigue con todo lo anterior junto. Mendi ofrece una propuesta futbolística atractiva, ofensiva y que gusta a la afición. Su discurso se aleja del victimismo de su antecesor y además los resultados están acompañando. No hay nada más peligroso que un equipo con confianza y que cree a ciegas en las ideas de su entrenador. A día de hoy ese equipo, para nuestro gozo, es Osasuna.
  2. Kike Sola. El caso de Kike Sola es bastante habitual entre los canteranos de Primera División. Son chavales que destacan en el filial y que reciben una oportunidad de debutar en la élite siendo bastante jóvenes. Al principio todo es ilusión y paciencia, pero llega un día, o una temporada, en la que tienes que demostrar algo. Si consigues cuajar unos buenos partidos y convences a tu club, puede que firmes un contrato que te permita desarrollarte como jugador y consolidarte en Primera por muchos años. Si en esas oportunidades (a veces con complicadas cesiones de por medio) no lo haces, es muy probable que tu carrera como futbolista se reduzca a contratos 'mileuristas' por campos de 2ªB. Kike Sola está disfrutando de esa última oportunidad que muy pocos chavales reciben. Y lo está aprovechando. Su lucha, su garra y sus desmarques están convenciendo a la grada, que encima le ha visto marcar un gol de nuevo con Osasuna. Después ha tenido tiempo para forzar un penalti e incluso fallar una ocasión clarísima. El otro día, Kike Sola pudo haber sido el héroe. Esta noche, aunque sin la épica del gol in-extremis, ha sido el héroe del partido.
  3. Centrocampistas. Una de las cosas por las que hay que dar crédito a Mendilíbar es por haber resucitado el centro del campo rojillo. Neko, pese a que nadie ha dudado nunca de su calidad, ha vagado como alma en pena las últimas temporadas. Puñal parecía que simplemente ocupaba el mediocentro por su experiencia en Primera y porque no había nadie capaz de suplirle con garantías. Hoy esta pareja está tan sólida como se les recuerda. Parece que hay vía libre para que toquen el balón, para que combinen, para que abran a banda, para que levanten la cabeza. Hay apoyos, segundas y terceras opciones. Generalmente cuando un equipo carbura suele ser porque su eje está fino. Neko, 'el iraní raro', y Puñal, 'el gran capitán', funcionan.
  4. Empanada. Uno de los puntos negros que ha tenido Osasuna esta tarde ha sido la empanada/torrija en ciertos momentos del partido. Después del 2-0, pese a continuar apretando al 100% durante unos momentos, han dejado demasiado campo al Racing. Es cierto que el rival también juega, pero una empanada similar en la segunda parte por poco nos cuesta que nos recorten la ventaja en un par de minutos. Ya con 10 (madre mía lo que se tiene que estar arrepintiendo Soriano de esa gili-tarjeta) sí que es cierto que tocaba guardar un poco la ropa. Esperemos que se vayan puliendo esos pequeños errores porque es una pena que primeras partes tan buenas como las de hoy se puedan ir al garete en tres jugadas tontas.
  5. Cejudo/Camuñas. Tenemos a dos auténticos jugones en estos dos chavales. Por fin he visto a Cejudo en directo y la verdad es que tiene muy poco que envidiar a Juanfran (lo sé, las comparaciones son odiosas, pero cuando se trae un cromo para suplir a otro…). He echado de menos un poco más de participación en la primera parte, pero cuando ha recibido el balón ha demostrado que no le quema en los pies. El desmarque de Kike Sola y el pase de Cejudo en la jugada del penalti ha sido de bandera. Camuñas por su parte está en un momento físico buenísimo. Su hiperactividad hace que sea el jugador que más se ofrezca, tanto en largo como en corto. A ver si esta pareja se mantiene sana y en forma porque nos puede desatascar partidos en cualquier momento.
  6. Clasificación. Coño, ¡¡que vamos a 6 del descenso!! Hace solo una semana íbamos a Malaga con los innombrables de garganta. Hoy respiramos tranquilos y solo pensamos en que al Hércules hay que ganarle. Con eso de que ahora ganar fuera ha dejado de estar prohibido por Ley Foral…

Y de nuevo uno se va a la cama con una sensación gozosa. Y no solo es por ver la clasificación y no tener la soga apretando tan fuerte. Es porque pase lo que pase en el siguiente partido, ganemos o perdamos, hay un estilo de juego que prevalecerá para el domingo venidero. Osasuna sabe a lo que juega, y cada día lo ejecuta mejor. La salvación se intuye más por esos detalles que por los puntos que saquemos o dejemos de sacar al 18º. Y el año que viene, si todo va bien, a seguir creciendo.

Aupa Osasuna!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada