jueves, 12 de mayo de 2011

Éxtasis rojillo (Osasuna – Sevilla)


Difícilmente una persona ajena a los sentimientos rojillos podrá comprender lo que pasa por nuestras cabezas ahora mismo. Solo tú, forofo osasunista que llevas sufriendo todo el año, me entenderás si te digo que mañana es uno de esos días en los que ir a trabajar cuesta menos que nunca. Cuando nos levantemos mañana y leamos la prensa una sonrisilla invadirá irremediablemente nuestros rostros. No podía ser de otra manera. Osasuna, un club modesto para el mundo pero grandísimo para los navarros, ha dado un paso gigantesco para seguir otro año más en la élite. No os podéis imaginar lo difícil que resulta hablar sobre fútbol cuando un partido es poseído de manera tan pasional por la épica. Lo intentaré de todas maneras. Estos son mis comentarios del Osasuna – Sevilla:

  1. Planteamiento. Manzano se ha comido a Mendi en los primeros minutos. Al igual que Caicedo volvió loco a Osasuna en Valencia durante la primera parte del partido, hoy ha sido Negredo el que ha desarbolado a los rojos. Durante el primer cuarto de hora el equipo ha recordado demasiado al del domingo en Zaragoza. Líneas muy separadas, la presión que llega tarde y el contrario que puede desahogar con excesiva facilidad con balones largos a sus delanteros para que jueguen de espaldas. Cuando parecía que lo peor había pasado…han llegado los dos goles. En condiciones normales este partido se habría perdido.
  2. Reacción. Irremediablemente ligado a lo anterior. Una de las mayores críticas a Camacho era su incapacidad para hacer reaccionar al equipo en situaciones adversas. Mendi, aunque le ha costado varios partidos, parece querer demostrarnos que si bien puede perder la primera batalla en la pizarra luego es capaz de dar la vuelta a la tortilla. Las continuas (y en ocasiones torpes, no nos engañemos) apariciones de Pandiani entre líneas han desconcertado al Sevilla, que ha sido incapaz de parar a Camuñas por la izquierda en toda la segunda parte. La presión de Osasuna a partir del segundo gol sevillista ha sido muchísimo más efectiva y no han tenido manera de sacar el balón jugado.
  3. Kike Sola. Es el nombre propio de la 'era' Mendilíbar. Muchas veces los entrenadores nuevos tiran de ese jugador que el técnico anterior tenía olvidado para actuar como revulsivo del equipo. No le ha podido salir mejor la jugada. Hoy ha marcado dos golazos del que destaca por encima de todo el segundo. Ya no queda ni rastro de ese delantero que vivía bajo presión, con la necesidad de demostrar en unos minutos que era válido para Primera División. El Kike Sola del presente recibe un balón en el minuto 'ochentaymuchos' con varios kilómetros en las piernas, levanta la cabeza, mira la situación del portero y la pone con el interior de la zurda al palo corto. Un gol de mucha calidad. Un gol de delantero con clase. Un gol DE PRIMERA.
  4. Cejudo/Camuñas. Los cracks del equipo. Cejudo tiene una pinta excepcional, y cada vez me da más la impresión de que es incluso mejor que Juanfran. Habrá que valorarlo a largo plazo, pero de momento la relación calidad-precio parece buenísima. Por su parte Camuñas se ha echado el equipo a la espalda, justo como se espera de él. Esperemos que cuando se selle la permanencia se selle también la continuidad de los dos.
  5. Nelson. Qué duro es ver a un deportista lesionarse de gravedad, pero mucho más cuando es de tu propio equipo. Es probable que haya sido su último partido con Osasuna, así que esperemos que el chaval se recupere pronto y le vaya muy bien en su carrera.

Hoy nos vamos a la cama con toda la alegría en el cuerpo. Sin embargo no quería dejar pasar esta oportunidad para enviar un abrazo a todos los que lo están pasando mal en Lorca. Hoy en día los jóvenes reclamamos (y con toda la razón del mundo) nuestro derecho a una vivienda. Esta tarde mucha gente ha perdido la suya. Y con ella su hogar, sus recuerdos, su vida. Mucho ánimo a todos los afectados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada